Montaña y termas

Peloterapia en el Balneario de Panticosa

Rodeado de naturaleza, agua y aire puro, el Balneario de Panticosa (Pirineo de Huesca) abre las puertas a un pequeño gran paraíso. Un enclave de referencia, ubicado a 1.636 metros de altitud en el interior de la cubeta glaciar del río Caldarés, donde deporte, montaña y termas conviven en armonía todo el año.

Por Elisabeth Esporrín

Si las cumbres de esta zona pirenaica de más de 3.000 metros, en el valle de Tena, invitan a calzarse las botas de montaña, las aguas termales mineromedicinals -Termas Tiberi, El Quiñón y Spa Termal de Gran Hotel-, ayudarán a minimizar el estrés, relajarse y aliviar cualquier dolor corporal.

Las termas del balneario

Llegados a última hora al hotel Continental, y después de la cena de bienvenida, la noche estrellada invita a dar una vuelta, para estirar las piernas y relajarse del viaje, por los alrededores del lago bajo la luz de la luna.

Un vista del Balneario desde el mirador de la Reina

Las termas -con más de 8.500 m² dedicados al poder del agua- son la esencia del Balneario. Se caracterizan por ser aguas hipertermals, que emergen del interior de la tierra a una temperatura de 53 °C. Sus propiedades alcalinas y blandas, fluoradas, sulfuradas, bicarbonatadas sódicas y oligometàliques se convierten en la mejor terapia beneficiosa.

Receso de paz, el silencio se rompe solo a primera hora de la jornada por las botas de los montañeros y las bicis de los ciclistas. Es hora de ponerse en marcha. A pesar de las rutas de alta montaña que ofrece la zona, la nuestra será hoy una sencilla excursión matinal para desconectar, leer y contemplar los parajes de este lugar pirenaico desde el Mirador de la Reina, y antesala a una tarde de termas.

Balneario El Quiñón

De la gran carta de terapias, hemos reservado en el Quiñón. Se trata del histórico Balneario, lugar donde se trataban afecciones médicas gracias a las propiedades de sus aguas mineromedicinals y termales.

Peloterapia

Bajo la dirección del médico Hidrólogo doctor Antonio Hernández Torres y su equipo, Panticosa ha recuperado la esencia de antaño como Centro Sanitario Termo Medicinal. En este sentido, trata muchas patologías, ya sean reumatológicas, respiratorias, dermatológicas, estrés y ansiedad, entre otras.

Circuito termal

«El agua es una de las mejores medicinas», apunta el doctor Antonio Hernández, también licenciado en reumatologia. Y añade que «junto a varios tratamientos específicos con aguas termales, la aplicación de peloterapia (barros termales), adaptados a cada patología, otorga muy buenos resultados a los pacientes».

Nuestro circuito termal empezará con una vista inicial al doctor Hernández. Una pequeña evaluación dictamina contracturas a las espaldas derivadas del estrés del día a día. Nos ponemos el bañador, y empezamos con una ducha y masaje de agua a cargo de uno de los profesionales del centro que nos otorgará la activación de la circulación sanguínea. A continuación, 20 minutos a la piscina de agua caliente con surtidores interiores a presión que nos ayudarán a descontracturar la espalda.

Les termes El Quiñón, el lloc del relaxa i de qualsevol dolència corporal
Las termas El Quiñón, el lugar del relax y de cualquier dolencia corporal (foto: Balneario de Panticosa)

Después de pasar por la sauna húmeda, llegará la sala de masaje y la peloterapia. Mezcla de agua mineromedicinal y arcilla, en nuestro caso nos ha ayudado a eliminar las contracturas de forma natural sin la ingesta de fármacos

Y es que según la opinión del Dr. Hernández, la calidad de vida es lo más importante para el paciente.

«Las terapias que aplicamos en el Quiñón no son para nada invasivas, sino todo el contrario. Adaptamos la que más conviene en cada caso, para procurar mayor efectividad y eficiencia», concluye.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *