El Delta de l’Ebre, espacio privilegiado para la práctica del «birdwatching»

El Parc Natural del Delta de l’Ebre es un lugar lleno de sorpresas todo el año. Una buena parte del espacio está dedicado al cultivo del arroz y el resto está ocupado por agua donde viven o pasan miles de aves. El interior de este pequeño paraíso terrenal está dominado por los arrozales, que hacen que el paisaje cambie completamente según la estación del año. Con estas características no nos tiene que extrañar que sea un destino privilegiado para la práctica del «birdwatching» u observación de aves. Con la finalización del cierre comarcal es un buen lugar para ir a respirar aire libre. Una de las propuestas que ha preparado L’Ampolla Turisme es la ruta «Els Ocells i l’Arròs».

La ruta «Els Ocells i l’Arròs» transcurre por una área protegida del Parc Natural del Delta de l’Ebre en la cual encontramos una gran diversidad de ambientes. Precisamente una parte de la ruta coincide con un camino naturalista que arranca a la Bassa de les Olles y acaba en el Goleró. Hablamos de una ruta que bordea campos de arroz y recorre el límite de los espacios protegidos. La ruta se puede hacer en bicicleta o a pie. En este último caso quienes han definido la ruta recomiendan acercarse hasta el Goleró y regresar por el mismo camino.

Flamencs al Delta de l'Ebre
En el Delta de l’Ebre acostumbra a haber una importante colonia de flamencos (foto: Josep Maria Serra)

La Bassa de les Olles es la laguna más pequeña del Delta de l’Ebre. Tiene una situación privilegiada ante la bahía del Fangar y su entorno de arrozales hace que haya una gran variedad de aves acuáticas y una flora habitualmente difícil de encontrar en lugares tan reducidos.

Por su parte el Goleró es el tramo final de un antiguo brazo del Ebre que conecta el río, a la altura de la isla de Gràcia, con la bahía del Fangar. Actualmente, se usa como desagüe de las aguas de los arrozales cuando se vacían antes de preparar la tierra para la siguiente cosecha.

Delta de l'Ebre
Por todo el Delta de l’Ebre hay puntos de observación de aves (foto: Josep Maria Serra)

La riqueza ornitológica que encontramos en esta ruta es debida a su ubicación en el hemidelta norte y en el que está incluido el itinerario de la laguna de las Olles. El otro atractivo ornitológico de este itinerario es el Goleró, un punto de atracción de aves por tratarse de una zona rica en alimentación. La mejor época para la observación de aves es durante la invernada y los pasos migratorios, tanto el prenupcial como el postnupcial y, naturalmente, las primeras y últimas horas del día. Al tratarse de un lugar a medio camino entre el Fangar y la playa del Arenal, se convierte en un lugar de paso habitual que facilita la observación de una gran diversidad de especies de aves siempre.

La práctica de “birdwatching” en L’Ampolla es una actividad bonita y relajante que cada vez está más tendido y que, para practicarla, al Delta del Ebro tenemos numerosas rutas. Esto es debido a su privilegiada ubicación, al hecho de ser la zona húmeda más grande de Catalunya, un entorno natural de 320 km² que constituye uno de los hábitats acuáticos más importantes del Mediterráneo occidental. Situada en el extremo sur del golf de San Jorge, en la comarca del Baix Ebre, L’Ampolla se erige como la puerta del Delta de l’Ebre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *